El Popular, tras los pasos de BBVA: busca un banco de saldo en el Fondo de Garantía de EEUU

Posted on 2 diciembre 2009


 

Banco PopularÁngel RonFDICEEUUadquisiciónbancoBBVA

                      Foto: Jenu                      Los bancos medianos españoles están empeñados en demostrar que pueden superar la crisis sin problemas y, sobre todo, en marcar distancias con las cajas. Si en verano era el Sabadell el que acometía una adquisición en EEUU (Mellon United National Bank), ahora es el Popular el que intenta crecer en ese país. La ocasión la pintan calva: el Fondo de Garantía de Depósitos de ese país tiene (FDIC) más de 500 bancos intervenidos y ofrece todo tipo de facilidades a los interesados para que se los queden. Ahí ya ‘pescó’ el BBVA con el Guaranty, y es donde está mirando el banco que preside Ángel Ron.

El Popular nunca ha ocultado su intención de incrementar su presencia en EEUU, que hasta ahora se limita al Totalbank, adquirido en 2007. Pero la crisis y el duro golpe que ha supuesto en la morosidad, las provisiones y las cuentas de resultados habían puesto el proyecto en el congelador. Ahora, después de unas cuentas del tercer trimestre que muestran una reducción del deterioro (como los de todo el sector) y con el capital reforzadocore capital del 8,62%- tras la ampliación de capital complementada con bonos convertibles y la emisión de preferentes, el banco tradicionalmente más conservador de España ha decidido lanzarse a la carga, según fuentes no oficiales de la entidad.

La idea del Popular, explican estas fuentes, es hacerse con una entidad de aproximadamente el mismo tamaño de Totalbank: 2.000 millones de dólares en activos y 15 sucursales. Y también que opere en la misma zona, Florida, el destino preferido de los bancos españoles en EEUU por la fuerte población hispana, la enorme cantidad de bancos disponibles y la posibilidad de exportar allí el modelo español. De hecho, ésa es otra de las prioridades de Ron: que el banco adquirido pueda replicar sin problemas el modelo de negocio de banca minorista relacional del Popular en nuestro país.

Oportunidad única, o no tanto

Según algunos observadores, el banco habría preferido esperar hasta ver si 2010 viene tan duro como lo pintan, pero la oportunidad actual para comprar en EEUU es única: “El el propio FDIC el que se acerca a las entidades para vender los bancos intervenidos, los precios son ridículos, y te limitan el riesgo de quebranto porque este fondo asume la mayor parte de las pérdidas de los créditos fallidos. Sólo te tienes que hacer cargo de las oficinas, del personal y de los depósitos”, comenta una de las fuentes consultadas.

Las dificultades para colocar todos estos bancos intervenidos se traduce en que el FDIC ha dado entrada incluso al capital riesgo (private equity) para ampliar el número de interesados. Y aun así, no lo consigue. Ayer publicaba el Wall Street Journal que nadie quiere muchos de estos bancos aunque se los regalen. La razón es que muchos de ellos se encuentran en una situación crítica y con unos niveles de capital ínfimos.

Según este rotativo, la tarea emprendida por el Popular no va a ser sencilla a pesar de las facilidades ofrecidas por el FDIC: el número de bancos sanos es escaso y, además, muchos de ellos tienen una base de depósitos que pagan unos intereses desorbitados, lo que hace inviable lograr unos márgenes decentes sin bajar esas remuneraciones y expulsar a muchos clientes. “La oferta de bancos ideales es escasa y la confianza es feroz”, afirma el Wall Street Journal.

En busca de un golpe de efecto

Aparte de la oportunidad histórica para comprar bancos en EEUU, otras fuentes señalan que el Popular quiere dar un golpe de efecto similar a los dados por BBVA y Sabadell. Se trataría de convencer a los inversores internacionales de su fortaleza en un momento en que los informes de los analistas siguen siendo mayoritariamente negativos con la banca mediana española y en que todavía hay muchas posiciones bajistas en bolsa sobre estos valores.

Por otro lado, en el propio banco están convencidos de que en 2010 podrán volver al ‘business as usual’ a pesar de las grandes amenazas que se ciernen sobre todo el sistema, porque confían en la diferenciación que les aporta su modelo de negocio y en poder captar los clientes que escapen de las cajas que acometan procesos de fusiones. Precisamente, marcar diferencias con las cajas -nadie fuera de España y mucha gente dentro no comprende cómo se puede sostener que las cajas están muy mal y que los bancos puramente nacionales no- sería otro de los objetivos de esta adquisición, según las citadas fuentes.

 
Fuente: Cotizalia/@Eduardo Segovia/Foto: Jenu 
Anuncios