Belén Esteban nos enseña su casa ‘pija’

Posted on 17 diciembre 2010


por Lady Zapping

¡Ay melancolía! ¿Qué fue de aquella chica de barrio? ¿Dónde se esconde la rubia de San Blas? La respuesta es simple: hace tiempo que se esfumó. Por mucho que se esfuerce en fingir ser la princesa del pueblo, de pueblo ya no tiene nada la señora Esteban. Sigue siendo tan cateta como siempre, pero eso no es por ser de barrio sino por no tener dos dedos de frente.

[Relacionado: ¿La Esteban para Presidente?]

En este numero de la revista Lecturas la co presentadora nos enseña su nueva casa en Paracuellos del Jarama y, como es natural, ya no es su piso comunitario de San Blas sino que es una casa con su jardín, sus tres pisos y su buhardilla. ¡A lo grande! A ver, yo encuentro lógico y genial que cobrando tanto dinero se vaya a vivir con el pijerío, pero después que no se cuelgue el san benito de “pobretona” porque ya no cuela.

Su casa, como ella, es algo kitsch. Según cuenta ha elegido personalmente toda la decoración menos las lámparas que las ha elegido su maridito Fran. En las fotos de la revista la Esteban nos recibe de lo más ‘natural’ con un vestidazo blanco, un moño perfecto y una bandeja llena de exquisitos canapés de jamón del bueno, su pan de cada día vamos. Varios cambios de ropa, muebles modernos, suelos de gres, un árbol navideño con peluches de renos… un ambiente de lo más bizarro.

Belén cuenta que está tejiéndole una alfombra a Andreíta para que la ponga en su rincón de juegos, la buhardilla, dónde la niña guarda todos sus juguetes. Además la Esteban colecciona en estanterías todos los regalos de sus fans y también su preciado trofeo de “¡Más que Baile!”. Como nota artística, un cuadro de su primera comunión besando a su padre pero en estética popera, a lo Andy Warhol ¡Eso si es ser moderna!

Para colmo de ‘exquisitez’ en la decoración, en la nevera hay colgado un dibujo de Andrea que pone: “¡Arriba la Esteban!” ¿Egocéntrica ella? ¡qué va!… Pero, a pesar del extenso recorrido por su acomodado hogar, Belén sigue diciendo: “Yo no tengo casa de pija, no me gusta tirar el dinero”. y añade “Cambiar las puertas me costaba 14.000 euros y al final decidí pintarlas. ¡He pasado una semana con unos dolores de cabeza por el dichoso olor!”… qué sencilla.

En conclusión, que la de San Blas no quiere ser pija pero abandona el barrio para mudarse a una zona acomodada, a los hechos me remito, de princesa del pueblo ¡nada!

Fuente:Yahoo.es/Maquet:ErDesván
Anuncios