La cabra, la cabra…

Posted on 23 enero 2012


ErDesvan

Por Jenu.- Demostrado queda que a pesar de querer olvidarla, de entretenerla a veces, de llegar a odiarla por los aprietos en los que nos mete, – esto  siempre-  la crisis está ahí, a la vuelta de la esquina, en un paso de cebra. La vida nos va recordando que la crisis es una jodida, aunque no es ninguna furcia, no se va con cualquiera, es una enamorada de los que menos recursos tienen. La crisis se va siempre con los “pelaos”, con los “tiesos” – como dice un personaje al que le da vida César Cadaval de Los Morancos –  La crisis es consecuencia de diversos  factores; de chorizos, de gente de buen vivir, de gente que a pesar de costarle el dinero, aún cree en los Reyes Magos.

Sin extendernos más, he aquí una demostración palpable de lo jodida que está la situación por la que atravesamos, que ya no vienen ni los circos, aunque sigue viniendo este hombre al que siempre hemos llamado “El de la cabrita”, a la que por cierto no vemos en estas fotos que nos envía un seguidor de ErDesvan.com, M.R, del que nos consta, le encanta la trompeta y hecha tanto de menos la figura de la cáprida, esa  que era más artista que “mamífera”, cuya agilidad era conocida en numerosas provincias españolas, en infinidad de pueblos, y quedará para siempre, en la retina de muchos de nosotros,  en nuestro recuerdo como esta foto, para la posteridad. De esta manera, queda reflejada  la realidad de un país con recursos, pero para otros menesteres, por eso esta imagen, de lo que hay, de lo que queda, que cabe en un platillo en forma de limosna.

Qué habrá sido de la cabrita;  ¿Alguna nueva ordenanza Municipal que le pide haber hecho un curso de baile o equilibrio? ¿Derechos de autor de los pasos dados o ejercicios? ¿Se la habrán robado? ¿Se la habrán quitado “los Jundunares”, o un primo hermano?

Tal y como va “LA COSA”, me temo que se la hayan comido con “Papas” y arroz.  “Más dura es el hambre”.

Como siga así la cosa, no quedará en este país ni una cabra equilibrista, y seremos nosotros mismos los que nos montaremos en un alto taburete para que el público presente, nos aplauda y nos arroje unas monedas.

Ya está pasando…

Anuncios