Ánimas Caídas, el nuevo libro de Moisés Rojas

Posted on 26 enero 2012


Versos y pasajes para los claroscuros del alma en el nuevo libro de Moisés Rojas, Ánimas Caídas (Poesía de Épica existencial)

Moisés Rojas

Moisés Rojas

Jenu/ErDesvan.com.- Decir de este autor que le conocí a través de un amigo, Jesús Rodriguez un representante artístico de Sevilla que lleva a numerosos famosos y ayuda a subir a otros que lo son menos. Con Jesús he tenido el gusto de trabajar y aún hacemos alguas cosillas juntos.

A Moisés le conozco de hablar por teléfono, nos llamamos de vez en cuando. No tardaremos mucho en conocernos personalmente, y espero que ustedes tengan el mismo privilegio que yo.

Moisés aparte de ser un gran escritor, como podrán comprobar aquellos que no le conocen. Realiza u programa en Radio Marchena donde toca temas de lo más variado, y van desde la música a las entrevistas pasando por un sinfín de historias, de  mundos y submundos…

Y hoy, entre otras muchas cosas, les quiero hablar de su nuevo libro, Ánimas Caidas  de Moisés Rojas, en lanzamiento tras su salida a principios de febrero de 2011. Y como el mismo nos relata “Es una obra de claroscuros, de grises para construir, de versos al alma, de canto al romanticismo más esencial, de sentimientos profundos con un claro guiño a los paisajes góticos, de superación personal a raíz del fracaso. Decenas de poemas y tres relatos de cosecha propia que no van a dejar indiferente a nadie”.

Llega autoeditada, financiada con recursos propios y peleada desde la humildad del escritor novel, la ‘ópera prima’ de Moisés Rojas Delgado, un marchenero de 27 años que regenta el establecimiento de servicios informáticos Compumar y presenta desde hace muchos años el programa Hell Radio sobre las últimas tendencias en música heavy y rock (ahora reconvertido en “La voz del viento” ),  y que ha escrito su primer libro, Ánimas Caídas, una obra con tres relatos cortos y una saga de poemas que cuentan historias relacionadas entre sí, además de homenajes a Gustavo Adolfo Bécquer, a Edgar Allan Poe, John Ronald Reuel Tolkien, el escritor del Señor de los Anillos, o a la película El Cuervo, donde murió en extrañas circunstancias Brandon Lee.

Con Moisés, después de salir de su oficina, nos vamos a recónditos rincones de Marchena en los que aún queda algo de naturaleza encantada, de casa vieja perdida en la inmensidad de los campos, de rescoldos para hacer poesía en el pasar del día a los violetas anocheceres en los que aún se escuchan los silbidos del viento.

Moisés, que incluye también poemas intimistas en Ánimas Caídas, en algunos de los cuales se reflejan mundos de ficción, va a camino de lo gótico, de la épica y del romanticismo, que confluyen como el discurrir de las aguas del río que pasea cerca de la vetusta casa vieja que podemos contemplar en la primera imagen del árticulo.

“La vida es a veces oscura, tediosa y muchas veces dolorosa, pero son piedras en el camino que todo el mundo encuentra, unos con más fortuna y otros más desdichados. Mucho de los poemas son recreaciones en momentos difíciles, donde de todo lo malo se puede sacar algo bueno, donde el dolor, el sufrimiento y lo que afecta a la psique se revive, se le da vida, para que no quede dentro. Las heridas sanan al sol. Muchas veces pienso que analizar lo que pasa por nuestra mente, sería el camino para llegar a ver con claridad nuestro interior, es una buena manera”, explica Moisés Rojas.

“Maldad, bondades, oscuridad, amor, luz, todo existe, y para ello hay que ser consciente de todo y saber convivir con los miedos, nuestra oscuridad y el dolor” afirma el joven escritor, que es capaz de plasmar todo ello en un breve relato “La espía Karen” de los que incluye en Ánimas Caídas y que es una auténtica obra de arte de novela como tal urbana pero que indaga en los sentimientos más sorprendentes de un detective en una clara exploración psicológica entre el pensamiento calculador y la fuerza de la vida que supera a un profesional de la investigación, todo ello en un marco descriptivo de sensaciones, ambiente y pasajes urbanos francamente sensacional que recuerda a las mejores obras de literatura contemporánea.

Así narra Moisés una de las escenas cumbres de ese relato corto pero intenso de emociones, un relato de cruces de miradas y silencios, de análisis del contrario, de percepciones e intuiciones, una auténtica historia trazada con inteligencia por el autor marchenero, del que le dejamos un breve fragmento para ir abriendo boca de cara a la puesta al público del libro:

“La noche se hacía con un traje de negro azabache, con motas plateadas, la profundidad de aquella esencia se podía palpar, aún la gente pasaba por la calle aunque la mayoría se encontraban en algún Pub, o en su dormitorio con las ventanas abiertas, para pasar aquella noche con algo más de fresco. Me acompañaba una linda chica, que a pesar de ser un tanto misteriosa hacía que mi aura se fuera transformando en un rojo profundo. El de ella contenía un tono más rosa fucsia. Las calles aparecían delante de nosotros queriéndonos mostrar su belleza entre el silencio de la noche y la hermosa oscuridad. Sintiendo desde dentro algo que es difícil de describir, el fuego vive si tú sientes algo así. Ese era el paradigma, por un lado la magia debía de estallar estaba deseando aparecer, pero a la vez, debía descubrir todo lo relacionado con ella. En aquel momento no podía saber que jamás iba a olvidar el momento en el que conocí aquella mujer”.

Sin lugar a dudas, para los buenos amantes del cantautor Joaquín Sabina, esta historia guarda un fondo común con aquella mítica canción Medias Negras. Quienes la conozcan sabrán por qué, y quienes no, aún tienen la oportunidad de descubrir ambas obras de arte como este grandísimo relato y la melancólica y genial composición de Don Joaquín, que al igual que el relato de Moisés habla de esas múltiples caras de las personas: “Otro de los recursos que me gusta utilizar es la lucha contra el ego, que en vez de ser un dúctil mayordomo, hay veces que se comporta como el auténtico amo y señor, por lo que la gente que vive con una personalidad, no se da cuenta de que esa personalidad no es más que una máscara, de hecho la palabra persona viene del latín, que a su vez la tomó del etrusco, Phersu y éste del griego prospora, que significa máscara. Máscara en griego está formada de pros, delante, y opos, cara, es decir, delante de la cara”.

Otros de los relatos versan sobre historias populares de leyenda, como Fátima y el Duende, mientras que también los hay que sorprenden por una especie de humor negro que no llega a ser macabro pero sí paradójico y siempre jugando con las perspectivas de la psicología humana, como La noche en la cual la maté: “Por un momento intenté tranquilizarme y dormir, pero mi pecho latía y latía, podía escuchar perfectamente el sonido de los ventrículos y las aurículas y como la sangre corría por mis venas, sin embargo anhelaba dejar sin sangre a mi víctima y lo que más me ahogaba era escuchar ese último suspiro o ruido más bien, pues no creía que podría ser un suspiro ya que la sangre se le escaparía igual que las fuerza, es verdad que a pesar de todo he de suponer que su vida intentará con unos últimos coletazos permanecer dentro del cuerpo, no podía más esa idea me perforaba la cabeza y era hora de llevar acabo mi peor plan, el que creo yo que será y ha sido el peor acto de mi vida…”

De Moisés podemos decir que aprecia a esos célebres escritores a los que les dedica a cada uno de ellos un poema de su libro, y que además, en él quedan huellas del pensamiento de muchos de ellos: “La verdad es que me considero un fan de la épica, y más de la de Tolkien, que escribe de honor, de caballerosidad, algo que se está perdiendo hoy en día”.

Moisés Rojas reflexiona sobre otro de los ejes de la poesía y de la novela, la muerte, y lo hace en el sentido de la épica: “También hay belleza en la muerte, y realmente nadie sabe lo que pasa cuando morimos, pero todo el mundo tiene miedo por ello, porque es desconocido. De ahí también me gusta la idea de vivir con honor, para cuando llegue la muerte poderle mirar con la cabeza bien alta. Es más importante de lo que parece porque hay quien solo piensa en “vivir” la vida, cuando tienen la opción de “vivir” la vida condescendientemente, sin que dejes de vivir en ningún momento. Por todo esto siempre trato mirar desde otro ángulo, donde el romanticismo, heroísmo, la melancolía y por último las fuerzas de querer vivir, se mezclan, pero además sin ser un hipócrita puesto que mostrar siempre la alegría, o el amor sería de lo más falso”.

Les mostramos unos fragmentos de un poema significativo como Oscura Realidad.

Una oscura realidad, 
ocultaba una pálida joya,
yacía enterrada en el lodo,
de allí un tenue brillo surgía
y el silencio derrotaba la cordura,
más cuando un hedor surgía.

El infierno crecía, 
el pánico se apegaba a tu piel.
Y no piensas en nada,
No puedes actuar todo te envuelve,
Te aprisiona, solo dos lágrimas se atreven a salir de ti.

Surge un triste pensamiento,
Recuerdas el calor de tu madre cuando te acunaba y te arropaba,
Ya eso queda atrás, olvidado y demacrado.

Te arrodillas ante la joya,
La coges y comprendes que esa es la vida que has perdido,
El tenue brillo se apaga,
Era el último recuerdo.
Ahora miras al horizonte y ves muchas más almas como tú.
Estás perdido en la nada y el infierno te devora.

En definitiva, este escritor marchenero, de la campiña sevillana que de los más de 90 poemas con los que nos obsequiará en su libro, la mitad de ellos los escribió hace 10 años en su adolescencia, y la otra mitad los ha plasmado a lo largo de todos estos años: “De este juego de ego y personalidad mundana, en mucho de mis poemas intento trascenderlo y ver más allá del horizonte de la elemental vida. Entiendo que mucho de los poemas son difíciles de entender, pues su significado es profundo, pero ahí también es donde se encuentra el misterio y donde el lector participa haciendo los poemas suyos, para eso nacieron. Algunos son ficción y otros vienen de la misma realidad. Otros poemas son sueños y los restantes son experiencias tanto mías como de otros, ya que no sólo existe el poeta y sus vivencias”, manifiesta Moisés Rojas.

También se pueden leer en su página web www.animascaidas.es donde el joven escritor, obsequia a sus lectores, con poemas, reflexiones e incluso atreviéndose a recitar algunos de ellos, con estilo que el define nuevo, sin influencia de otros poetas en cuanto a interpretar los poemas.

Mientras, casi a la par, Moisés Rojas se encuentra embarcado en otro proyecto que será su segundo libro, El Guardián de los Chakras con reminiscencias de la cultura india y su pasión por el misticismo.

 Pero para concluir, vamos a cerrar el círculo como lo empezamos, haciendo alusión al título de esta primera obra de Moisés Rojas, Ánimas Caídas: “La filosofía del libro se expresa desde el amor que se pierde, hasta el fracaso, que vendría a ser la caída de un ánima (alma en latín), una visión gótica de la vida desde el amor de dar tu vida de forma heroica, hay poemas melancólicos y tristes y se recrean en el lado oscuro de la vida, aunque al final siempre se abre la esperanza de que a partir de ese fracaso, hay un lado constructivo, positivo, un lado romántico de superación personal”.

Versos que en sí son parajes que dibujan sentimientos e imágenes, versos que son parajes de días y de noches, de luces y de sombras, de sueños y de fracasos, de reflexiones y de impulsos, espejos con mil y una perspectivas de los claros y oscuros del alma. 

Pero vamos a oirlo, disfrutemos ahora de los versos, de la voz de este gran artista marchenero y universal, Moisés Rojas, del que le hablaremos mucho en ErDesvan.com.

 

 

Para compra Online por Bubok:

http://www.bubok.com/libros/197867/Animas-Caidas

Anuncios
Posted in: Poesía