La inseguridad de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía

Posted on 11 marzo 2012


LABORAL| Sin cascos ni cinturón de seguridad en los coches.

Un grupo de alumnos de la ESPA durante las prácticas de conducción. | Madero Cubero                  Un grupo de alumnos de la ESPA durante las prácticas de conducción. | Madero Cubero

  • Policías y bomberos utilizan coches de desguace para prácticas de riesgo
  • La Consejería de Gobernación justifica que ‘sirven para lo que sirven’
  • ‘Se usan estos coches por el tipo de pruebas. No se va a comprar un BMW’
  • La ESPA ha alquilado vehículos nuevos para algunos actos públicos

Toñi Caravaca | Córdoba

La Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA), adscrita a la Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta, utiliza coches deteriorados, muchos de ellos comprados en desguaces, para que sus alumnos -policías locales y bomberos- realicen las prácticas, tanto durante el periodo obligatorio de formación para su ingreso en los diferentes cuerpos como para los cursos de especialización. Son de desguace.

La disciplina de conducción policial consiste en unas prácticas de muy alto riesgo de conducción evasiva, agresiva y defensiva. Sin embargo, desde hace tiempo, en la Escuela se utilizan coches que provienen de desguaces o que la propia Junta desecha ya por viejos e inservibles y que están dados de baja en la Dirección General de Tráfico (DGT).

La Junta argumenta que tiene un seguro “para poderlo usar en estas prácticas que cubre posibles incidencias”

Los policías y bomberos de la región andaluza, a pesar del riesgo que conlleva, se entrenan con ellos en hacer piruetas, trompos o frenazos o en esquivar obstáculos o tomar curvas a gran velocidad.

Según las fuentes que han querido realizar esta denuncia públicamente, pero que prefieren guardar el anonimato por miedo a represalias, “usando estos coches antediluvianos, que ya están agotados mecánicamente y que no pueden circular, se pone en riesgo la seguridad física” de los alumnos. Lo más llamativo es que, según ha sabido ELMUNDO.es de Andalucía, esta práctica siempre se ha hecho así.

“¿Qué garantías tiene hacer todo tipo de piruetas con coches que vienen directamente del desguace, que ni siquiera existen para la DGT?”, se preguntan los denunciantes. “Por si esto fuera poco”, las arriesgadas maniobras se llevan a cabo, en la mayoría de las ocasiones, “sin cascos protectores, sin usar cinturones de seguridad y muy próximas al resto de alumnos”, que también

[foto de la noticia]pueden resultar heridos si el vehículo se sale de la pista por alguna razón, siempre según esta versión.

La flota de vehículos oficiales de la Junta de Andalucía se puede adquirir de entre los contenidos en su Catálogo de Bienes Homologados, que periódicamente aprueba la Dirección general de Patrimonio de la Consejería de Hacienda y Administración Pública. No obstante, lo más común es que, una vez dados de baja en Tráfico, Patrimonio ceda a la ESPA, para su uso en prácticas, algunos vehículos.

Las fuentes consultadas por este periódico se preguntan que hasta cuándo continuará esta “inseguridad en la Escuela de Seguridad” y si será preciso “que vuelque, se estrelle un coche o se mate un alumno para que no se hagan más estos disparates”.

Los alumnos se entrenan en hacer piruetas, trompos y frenazos o en esquivar obstáculos o tomar curvas a gran velocidad

Especialmente llamativo es que, para algún evento importante y “de cara a la galería”, la Escuela de Seguridad Pública ha alquilado vehículos nuevos o en mejor estado.

Por su parte, fuentes de la Consejería de Gobernación han asegurado a ELMUNDO.es de Andalucía que estos vehículos que “sirven para lo que sirven” y que cuentan con un tipo de seguro para poderlo usar en estas prácticas que cubre posibles incidencias. “Se utilizan coches que no son nuevos por el tipo de pruebas. No se va a comprar un BMW, último modelo. Entra dentro de la lógica”. Al año, se imparten unos 200 cursos en los que participan alrededor de 9.000 alumnos.

Fuente:ElMundo.es/Maquet:ErDesvan.com
Anuncios
Posted in: Andalucía, Laboral