Cuando ‘Jorge’ Washington inspiró ‘La Pepa’

Posted on 22 marzo 2012


Un estudio del profesor Manuel Moreno Alonso

'¡A las cortes, a las cortes!', lienzo de Federico Godoy expuesto en el Museo de las Cortes.
‘¡A las cortes, a las cortes!’, lienzo de Federico Godoy expuesto en el Museo de las Cortes.
  • El hallazgo de una traducción prueba la influencia norteamericana en ‘La Pepa’
  • Moreno Alonso la encontró en la sección de Raros de la Biblioteca Nacional
  • Un abogado venezolano de Filadelfia es el autor de la traducción
  • Se incluyen los sueldos de la primera administración estadounidense
  • El texto estadounidense originó algunos de los debates de las Cortes de Cádiz

José María Rondón | Sevilla

‘Jorge’ Washington inspiró ‘La Pepa’. O, dicho de otro modo, los padres de la Constitución de 1812 conocieron, gracias a una traducción al castellano realizada en 1811, la Carta Magna de los Estados Unidos. El texto constitucional estadounidense dio origen a algunos de los debates de las Cortes de Cádiz, especialmente “intensos” en asuntos tales como el libre ejercicio de la religión o la consideración universal de los derechos del ciudadano.

El descubrimiento realizado por Manuel Moreno Alonso -autor de ‘La Constitución de Cádiz. Una mirada crítica’ (Alfar), uno de los estudios más sobresalientes sobre ‘La Pepa’- tiene algo de juego detectivesco. El profesor de la Universidad de Sevilla lo halló en la sección de Raros de la Biblioteca Nacional. No existe ningún ejemplar igual ni en la British Library ni en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

En concreto, esta ‘Constitución de los Estados-Unidos de América formada por una Convención de los Estados, que se inició en la sesión del 25 de mayo, y terminó en 17 de septiembre de 1787’ se publicó en la imprenta de Manuel Ximénez Carreño en 1811. En una nota a pie de página se justifica su edición en el Cádiz de las Cortes por “haberse hecho moda publicar voluminosos proyectos de Constitución”, y por su extraordinaria importancia porque “todos suponen tan buena la de Estados Unidos”.

Moreno Alonso, que ofrece un amplio estudio de este texto en la revista ‘La Aventura de la Historia’ (número 161), sostiene que la

Portada de la traducción de la Constitución de los EEUU impresa en Cádiz en 1811.

Portada de la traducción de la Constitución de los EEUU impresa en Cádiz en 1811.

existencia de este ejemplar “prueba, de forma fehaciente, el conocimiento que se tuvo en Cádiz de la Constitución de los Estados Unidos antes de la promulgación de ‘La Pepa'”. Rastrea la vida del traductor del texto, el venezolano doctor Villavicencio, que habría hecho aquella versión “con el objeto de inflamar el ánimo de algunos hombres díscolos”, en palabras de un agente diplomático de la época.

Dada la brevedad del texto constitucional norteamericano, la edición gaditana dice que, “a fin de aprovechar papel, se agrega la estadística de su población en los tres censos, o decenios sucesivos a la independencia para que cada uno calcule su punto favorito”. También se ofrece algunos datos curiosos, ajenos por completo al texto constitucional, como los primeros sueldos de los empleados de la Administración norteamericana: el presidente, con 25.000 duros de sueldo; el vicepresidente y el secretario de Estado, con 5.000.

También ofrece otros datos ajenos al diseño constitucional, como la ausencia de generales de mar y tierra, la supresión de los retiros o viudedades o la existencia de un centenar de bancos de papel moneda. También se dice que el catolicismo asciende a 100.000 almas, con cinco obispos, sin contar las provincias de Canadá al norte y las Floridas al sur.

Finalmente, Moreno Alonso ejemplifica cómo la traducción española de la Constitución de los EE UU fue difundida por la prensa del Cádiz de la época. El 5 de noviembre de 1811, el redactor general dio la noticia de su publicación: “Realizada bajo la presidencia de Jorge Washington, en el año duodécimo de su independencia, con los 11 artículos adicionales del año 1789, siendo presidente Juan Adams”.

Anuncios