La amenaza de sitiar el Congreso mantiene en alerta a Policía y CNI

Posted on 15 agosto 2012


ErDesvan.com/Crisis

LA IZQUIERDA BUSCA LA FORMA DE DAR UN GOLPE DE ESTADO ANTE el miedo a que Rajoy nos saque de la quiebra en que nos metió el PSOE y sus sindicatos, y el PP se eternice en el Poder.

 Desde el blog de e-pesimo Auxiliar 1

  • LUIS ÁNGEL SANZ  MADRID
  • 15/08/2012 PORTADA
La ‘Marea Destituyente’ propone una acampada el 25 de septiembre

 La Policía Nacional y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) están en alerta ante una convocatoria anónima en la red que poco a poco se va extendiendo y que trata de reunir a «decenas de miles de personas» para «ocupar» el Congreso el próximo 25 de septiembre. Su intención es obligar al Gobierno a dimitir y disolver las Cortes.
La amenaza es vaga y reciente, pero se está extendiendo como la pólvora en las redes sociales -es fácil de encontrar con un simple rastreo en Google-.
Además, supuestamente se está organizando en asambleas que se estarían celebrando en toda España, promovidas por los antes llamados indignados: antiguos integrantes de Democracia Real Ya (DRY), el movimiento 15-M y Anonymous. Fuentes del Ejecutivo apuntan su supuesta desorganización y que puede ser que esta vez su capacidad de convocatoria sea menor que la que el colectivo 15-M tuvo en 2011.
Sin embargo, y como ha podido saber EL MUNDO, se ha encargado a la Policía Nacional y al CNI que vigilen de cerca quiénes dirigen este supuesto movimiento en el que, aseguran fuentes gubernamentales, se podrían integrar tanto elementos de la extrema izquierda como de la extrema derecha.
Interligare, la guinda al delictivo historial de Rubalcaba, un político que nunca respetó la LeySu intención declarada es conseguir que al menos 30.000 personas rodeen el Congreso el 25 de septiembre -día de Pleno- y que no abandonen sus inmediaciones hasta que dimita el Gobierno, se disuelvan las Cortes y se convoquen elecciones de nuevo. Tanto su manifiesto como su iconografía -a la derecha puede verse uno de los carteles que difunden en internet- recuerdan a la película V de Vendetta, una cinta que concluye con la voladura de las Casas del Parlamento de Londres tras una manifestación masiva de millones de ciudadanos anónimos que no pudo detener ningún cordón policial.
Los que promueven la concentración del 25-S se autoproclaman ciudadanos anónimos -«personas comunes», dicen-, y se hacen llamar Plataforma en Pie o Marea Destituyente. En sus perfiles en las redes sociales se definen como un «proyecto de autodefensa popular». El nombre de la acción que están convocando es Ocupa el Congreso.
Las primeras informaciones sobre la génesis de esta convocatoria llegaron al Gobierno en julio, casi al mismo tiempo que Rajoy anunciaba los últimos recortes, como la eliminación de la paga de Navidad de los funcionarios, la bajada de las prestaciones por desempleo o la subida del IVA.
El Ministerio del Interior decidió entonces blindar el Congreso de los Diputados y rodearlo de altas vallas de seguridad para impedir cualquier intento de asalto.
El 19 de julio, el ministro del Interior, Jorge Fernández, admitió que el Gobierno «dispone de la suficiente información» sobre «convocatorias expresas» para «realizar acampadas y manifestaciones» en el entorno del Congreso y para «coaccionar a los miembros del Gobierno y a los diputados».
Pero la alerta no acabó con el curso político. En agosto, un mes en el que Madrid se queda medio vacío, Interior ha decidido mantener el fuerte dispositivo policial en torno a la Cámara de la Carrera de San Jerónimo porque considera que la amenaza «continúa y puede ser creciente», a pesar de que agosto está siendo muy tranquilo.
Fuentes del Ejecutivo explican que hay que «proteger el Congreso de cualquier ataque». Y añaden que existe «un nivel de riesgo importante» en torno a la Cámara Baja que hace aconsejable no bajar la guardia ni en agosto. Por eso se mantienen los controles en las calles adyacentes y la restricción de los movimientos de todos los viandantes, aunque en muchos casos sean vecinos o turistas.
El Gobierno quiere evitar a toda costa una imagen que fuentes del PP y del Ejecutivo consideran que sería nefasta para el país: jóvenes manifestantes saltando las vallas de las Cortes Generales. O la fotografía de los antidisturbios cargando contra ellos en las puertas del Congreso para evitar ese asalto simbólico. Algo similar a lo que ocurrió en Atenas. Desde el Ejecutivo argumentan que sería la puntilla para nuestra deteriorada imagen internacional -sobre todo, por la situación económica-.
En la mente de Jorge Fernández está una fotografía que fue portada de TheNew York Times hace unos meses y que ha citado en varias intervenciones parlamentarias desde entonces. La imagen ilustraba los incidentes violentos registrados en Barcelona durante una manifestación contra los recortes educativos.
La ley ampara al Ejecutivo en su blindaje de la Cámara legislativa, ya que está prohibido realizar cualquier tipo de manifestación o concentración frente al Congreso a la vez que se produce una sesión. La Constitución, en su artículo 66.3, establece que las Cortes Generales son inviolables. Y el Código Penal tipifica como delito las manifestaciones en sus proximidades cuando estén reunidas en sesión, o los intentos de limitar o condicionar los plenos.
Las fuerzas de seguridad sospechan que muchas de las protestas supuestamente espontáneas que se produjeron en julio tras los anuncios de los últimos recortes no lo fueron y estaban organizadas. Además, tanto la gran manifestación convocada por los sindicatos el 19 de julio como la de los mineros del día 11 contaron con participantes muchas veces ajenos a los convocantes que trataron de generar disturbios después de la protesta oficial.
La nueva iniciativa que ha surgido en internet parece tener detrás a algunos de los promotores del 15-M y de DRY. Desde un perfil oficial en Twitter (@ocupaelcongreso) y una página en Facebook están difundiendo un manifiesto firmado por «nosotras, personas comunes». En el mismo, convocan la citada concentración masiva de ciudadanos procedentes de toda España para el 25 de septiembre y «de forma indefinida».
Los organizadores aseguran que ya tienen a través de Facebook a 33.000 personas «totalmente confirmadas que participarán en la acción», según sus propios documentos internos. Y será a partir de septiembre cuando intentarán sumar al mayor número de personas a su concentración ante las Cortes.
El manifiesto que están difundiendo argumenta que «la situación ha traspasado todos los límites tolerables» y que «somos víctimas de un ataque sin precedentes que, utilizando la crisis como pretexto, está arruinando nuestras vidas». Los culpables de la situación son «una oligarquía intocable, con la complicidad de todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento», acusan.
En la convocatoria explican que los manifestantes no abandonarán la zona hasta que se produzca «la dimisión del Gobierno en pleno», la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones generales para conformar unas nuevas «Cortes constituyentes» que elaborarían otra Carta Magna pues «no reconocemos validez alguna a la actual Constitución, redactada por una camarilla a espaldas del pueblo».

Vea en Orbyt el videoanálisis de Luis Ángel Sanz.

Anuncios
Posted in: Crisis