Cada uno cuenta la feria como le va…

Posted on 25 septiembre 2012


Con Alí, mi nieto, que me llevó a la feria.

Con Alí, mi nieto, que me llevó a la feria.

Una feria coqueta, cortita de pelas, pero intensa dadas las circunstancias.

Por Jenu.

Antes de nada, felicitar a los lectores del blog PÍA, sobre todo por la suerte que tienen de contar como un editor como José Mª Pérez, todo un experto en esto de la comunicación, imagen y sonido y el mundo de los blogs.

Tuve la suerte de conocer a este profesional de los Medios hace tiempo, y tengo la inmensa suerte de tenerlo como amigo.

Hoy, quiero brindar esta crónica de la feria de San Mateo de Villamartín, al puro estilo taurino, a toda la gente de Villamartín, un poco más si cabe a los que por distintas razones se encuentran fuera, a los seguidores de ErDesvan.com, y al medio mundo que sigue el blog de José Mª, PÍA, que precisamente ha sido el que ha tomado las fotografías que ilustran este post.

Las ferias son un cúmulo de exageraciones. Si te has gastado veinte dirás que han sido doscientos, pero si entre los interlocutores se encuentra algún acreedor, recurres a … “Me ha sacado la señora, porque yo no tengo ni cuerpo”.

Irremediablemente, en las ferias se bebe mucho, pero no solo en las ferias, se bebe hasta que el médico te hace perder los pretextos, las fechas…  y te rompe en tus narices los calendarios hasta que la palmes, de por vida te quita de la “bebía”. Se acabaron para ti todos los eventos.

A ls que no bebemos,nos miran en las grandes concentraciones  donde te encharcas en alcohol hasta las cejas,por encima del cubata, es como si fuesemos lelos, aunque muy útiles en el grupo para trasladasr borrachos o a sus casas, a urgencias o al cuartelillo.

Y hablando de cuartelillo, la Guardia Civil con su cruzada ejemplar contra el alcohol en los conductores, ha hecho que la venta de la 00 mantenga la fábrica abierta, y no se pierdan empleos, dada la trayectoria de las botellonas y demás ofertas.

El personal que se ha trasladado por sus propios pies, o lo han llevado, se ha psaeado por el Real de la Feria con sus macetas y macetones de rebujito cargado en la parte trasera de algún monovolumen aparcado en esos terronales adaptados como parking para la ocasión, o llevada toda la licorería debajo del carrito del niño, que dormido hasta las tantas, no se percata de como se trasforman sus mayores, se alegran y se lo pasan pipa.

Poco puedo contar de la feria, que me la encontré floja el domingo, aunque dada las circunstancias ruinosas por las que atravesamos en nuestro pais, y lo “pelaos” que andamos, esperaba menos afluencia de público.

Ese mismo dia, el domingo 23, a las 5:30, de la tarde, Jesulín de Ubrique toreaba en una plaza portatil que se llenó. Y lo hizo junto a su hermano Victor y otras figuras.

Los toro eran de su ganadería.

Un incidente que reseñar, que la pica de uno de los “burlaeros”, no estaba bien anclada, y uno de los toros en un empuje de bravura, la arrastró, afortunadamente o pasó del susto.

La madre de Jesulín y la novia de Victor Janeiro, “La Trapote”, estuvieron viendo la corrida, y como siempre, con El Mocito Feliz detrás chupando cámara.

Con el Mocito estuve por la noche, se le veía cansado, tan solo se levantó de su silla para hablar conmigo, ya que tenemos cosillas entre manos, y una de ellas es que como mocito que es, nos lo llevaremos de fiesta a un Encuentro de Singles a Alhaurín de la Torre, en Málaga, su tierra.

El trabajo que tiene este hombre, aunque no lo parezca, aunque ni trabajo se le pueda llamar, es agotador.

Me contaba así por encima su agenda y es agotadora. Ecahamos un buen rato de charla, dondeno faltaron los proyectos que con ilusión me ioba relatando, y entre col y col… una canción personificada. Un verdadero artista, ya lo decía Santiago Segura, actor y Director de cine, que admira al Mocito más que la Duquesa de Alba, a la que tiene siempre en la boca este Single a perpeuidad, de lo contrario perdería su identidad y espacio de “Mocito”.

Dando un paseo por el Real de esta Feria de San Mateo de Villamartín, destacar que ya el bingo de la feria se ha convertido en un bingo tradicional, donde familias enteras sentados en taburetes verdes de plastico duro, repasan los cartones a ver si hay suerte y se llevan para casa o la pantalla plana o la bici para el nieto.

Antes nos tirábamos horas y horas de pie, abiendo sobres, a estas alturas de la vida, andamos hasta los “cojones”de abrir sobres toda nuestra vida.

Y hablando de nietos, me acompañó en todo momento mi nieto Alí, que junto a mi esposa Ana, mi hija Elena y mi estimado amigo José María Pérez, nos dimos un merecido paseo por esta feria, y saludamos a propios y extraños en una fusión de adrenalina controlada que se tradujo en un poco de vida social a la que últimamente no ando muy dado, pero que he de reconocer que cuando es con gente de esta categoría, apetece.

Saludé a muchos amigos a los que veía poco, y a otros que no los pierdo de vista ni en el facebook.

Fué breve mi paso por la feria, pero intenso, aunque me acosté antes que mi nieto, cosa rara en mí.

En definitiva, la feria me fue bien…

Ver fotos en  facebook

Anuncios
Posted in: ARTÍCULOS