Noviembre Literario: Recordando a los Hermanos Cuevas.

Posted on 24 noviembre 2012



De izquierda a derecha el Delegado Municipal de Cultura, Domingo González, el ponente Andrés Luis Cañadas, Jose Luis Nuñez, Alcalde de Arcos,  y el poeta arcense Don Antonio Murciano. Foto: Jose Maria Perez Gomez.

ErDesvan.com/Blogs.

Jose Maria Perez Gomez. PIA.  Arcos de la Frontera.
Este miércoles se le dedicó un merecido recuerdo a los desaparecidos Hermanos Cuevas, hoy se le dedicará a Manuel Pérez Regordán. Introducidos por el Delegado Municipal de Cultura Domingo González, el Ponente fue Andrés Luis Cañadas y el encargado de presentarlo fue nuestro poeta arcense: Don Antonio Murciano.

Antonio Murciano: “- Curiosamente la tarde noche de ayer tuve el honor y
Antonio Murciano González

Antonio Murciano González

el gusto de presentar en nuestra Real Academia Jerezana: San Dionisio al compañero académico, actual tesorero de la real corporación: Don Juan Salido Fraile, que disertó sobre el cante por solear de Jerez, ilustrado con el cante de Jesús Méndez y la guitarra de Manolo Valencia, clausurando el ciclo Otoño Musical de la Academia que este curso ha estado dedicado al cante flamenco, con motivo de su declaración oficial como de Arte Patrimonio Cultural de la Humanidad.

                               Y esta tarde noche vuelvo a tener el honor y el gusto personal de presentar en Arcos al ilustre compañero académico secretario general de nuestra real corporación de Jerez: Ilustrísimo señor don Andrés Luis Cañada Machado que va a protagonizar dentro de nuestro “NOVIEMBRE LITERARIO 2012” la inauguración del mismo, con una charla sobre sus recuerdos y vivencias personales con los queridos hermanos José y Jesús de las Cuevas, más especialmente con Jesús que lo trató más.
                               En nuestra obra: “LIDERES ANDALUCES DEL SIGLO XX” tenemos una extensa bio-bibliografía del señor Cañada Machado de siete u ocho páginas ilustradas. Basándonos en ellas vamos a resumir lo allí publicado por nosotros actualizándolo hasta 2012.
                               Decíamos ayer como homenaje a Fray Luis de León, que había personajes que nosotros solemos llamar hombres prismas, poéticamente, como prismas multicolores y prácticamente como prismas multidisciplinares, por la variedad y riquezas de caras de actividades, de matices, de aficiones… aparte su principal profesión pública.
                               También es ese el caso de nuestro protagonista de hoy, apeándole de sus tratamientos académicos, tratándole familiarmente porque tiene además no sólo amor a Arcos, sino que tiene entrañables obras sobre Arcos, como les recordaré por si alguno no lo supiere.
                               Como los hermanos Cuevas nacieron por casualidad, como ellos solían decir: En Madrid, de padres arcenses y desde muy jóvenes, afincados en nuestro Pueblo, del que son hijos adoptivos, el caso de Andrés Luis es similar, pues nació accidentalmente en la Palmas de Gran Canarias y desde muy pequeño se trasladaba a la Península residiendo brevemente en Morón y la Palma del Condado y desde los nueve años en Sevilla donde cursa el bachillerato en el colegio San Isidoro y en los Salesianos de Triana, como los Cuevas en los Salesianos de Arcos.
                               Permanece durante 25 años en Jerez de la Frontera, de cuya ciudad es también hijo adoptivo. De 1968 a1973 como periodista de profesión con diplomatura en dirección y administración de empresas, en radiodifusión y televisión. Muy unido a la COPE de la que fue director en Jerez y en su segundo periodo profesional en Sevilla desde el noventa y tres hasta su jubilación en dos mil siete que regresa a Jerez donde deja abierta su casa siendo en Sevilla director de la cadena COPE primero y luego director regional.
                               Como ilustre periodista y por su ingente labor profesional, en su periodo Jerezano, fue entre otras muchas actividades también como los hermanos Cuevas: Pregonero de la Semana Santa de Jerez en el ’78, del Rocío en el ’79… en el ’81 lo nombran como académico numerario en la Real de San Dionisio, secretario de administración de su cadena COPE, rey Baltasar de la cabalgata de Reyes Magos de Jerez en el ’82…, etc., etc. … Despidiéndose como paso hacia Sevilla, como presidente de la Asociación de Prensa Jerezana.
                               (…) En el año 2009 ha dado a la estampa dos obras sobre nuestro entrañable paisano, una de ellas presentada en esta casa, sobre el Hijo predilecto de esta ciudad, primer obispo de Asidonía – Jerez: Monseñor Bellido Caro, su biografía titulada: “Dejarme ser obispo a mi manera” y también es autor de la selección de la trascripción de textos y de la introducción del libro de nuestro entrañable Rafael, titulado: “Pensamiento” del que hemos dado algunas muestras en nuestra antología del periódico Arcos Información…
Andrés Luis Cañadas:“- Querido Antonio muchas gracias por tus palabras, yo
Andrés Luis Cañadas Machado

Andrés Luis Cañadas Machado

comentaba en la puerta de este magnífico recinto: Capilla de la Misericordia, cuando mi entrañable amigo Don Carlos Murciano presentaba una exposición hace algunos años,- comentaba que el papel lo resiste todo y ustedes lo han podido comprobar. De Antonio que hizo esa biografía múltiple editada en Sevilla con todo lujo y posteriormente en Cádiz y tuvo la generosidad de incluirme en ella, en el libro de los lideres de Sevilla, pues ha tomado de todos esos datos, pero ya os digo: no se lo crean ustedes porque es un producto del afecto que nos profesamos desde hace muchos años y producto también de su capacidad como escritor y como académico, como gran poeta y sobre todo por compartir ambos muchos años en esa Academia que acabo de decir.

                               (…) Murió cantando el poeta y su palabra no ha muerto, que es ventana de esperanza por donde respira el Pueblo. Sirvan estos versos del sevillano Aurelio Verde para iniciar esta intervención mía, dedicada a la inolvidable actividad literaria de los Hermanos Cuevas, la que comienza el ciclo organizado por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento arcense que con indudable acierto dirige Domingo González y que está dedicado a homenajear algunas de las más importantes figuras que para el universo de la literatura ha dado este pueblo vuestro, que siempre he sentido tan mío, desde que a finales de la década de los sesenta del pasado siglo tuve la fortuna de pasar a dirigir la emisora Radio Popular de Jerez, al frente de la cual permanecí como ha dicho ya Antonio Murciano, por espacio de 26 años, antes de marchar a Sevilla para ocuparme de la dirección regional en Andalucía de la Cadena COPE entre 1993 y 2006, porque sin duda, encontrarse un buen día con esta maravilla de ciudad, de recorrer sus empinadas calles, contemplar sus monumentos, asomarse al balcón de la peña para dejar navegar la mirada por las aguas del Guadalete, vivir en ella, como yo he vivido, acontecimientos tales como la consagración del primer arcense elevado al episcopado que tuve la histórica oportunidad de transmitir en directo desde el presbiterio de la iglesia de Santa María para la ya citada Radio Popular de Jerez. Asistir a la madrugada santa a la impresionante procesión del Nazareno…
                               (…)Traía yo hasta vuestra ciudad a Luis del Olmo y a todo su equipo del célebre programa: “Protagonistas” entonces en la Cadena COPE, en una de las ocasiones que conseguí que vinieran a Jerez para transmitirlo en directo para toda España y pedí a mi buen amigo Jesús que les enseñara lo más notable del Patrimonio Histórico Monumental y bien que lo hizo, no sólo por poder oír sus amenísimas y completas explicaciones sobre el Palacio del Mayorazgo o la Iglesia de San Pedro, San Agustín…, por admirar Santa María o ascender junto a él por la Cuesta de Belén y escuchar sus explicaciones sobre la casona Palacio de los Condes del Águila, oírle hablar de la historia del castillo o del ayuntamiento…, caminar por estas calles encaladas y cruzar la población subiendo y bajando de un lado a otro en su compañía es algo inenarrable ya que Jesús, Don Jesús para todo el mundo nos acercaba a una casa, empujaba el portón y desde el zaguán llamaba con esa voz dulce y de tono melódico, inconfundible, melosa como los cantes de ida y vuelta:
                               “- ¡María… ¿Se puede pasar? Vengo con unos amigos…”
                                             “- Pase usted Don Jesús y … la compaña que están en su casa.”
Y toda una nutrida embajada que invadía una y otra casa a requerimiento suyo, sin que existiera ninguna queja por las pisadas de tan numerosa concurrencia sobre los suelos recién fregados, para poder contemplar una visión absolutamente distinta, bellísima y desconocida de Arcos que nos dejaba por unos instantes cautivados, sin palabras para volver a repetir la experiencia y mejorarla tan solo tres o cuatro viviendas más adelante.
Junto a Jesús de las Cuevas viví una de sus últimas intervenciones públicas en Jerez, concretamente sobre la presentación del libro sobre los nacimientos jerezanos y sus técnicas de construcción, editado por la asociación de belenistas al que yo mismo había prologado y que vuestro admirado poeta y escritor presentó con un discurso cautivador, hermoso, lleno de datos y conocimientos de dicha entidad y sobre todo de la tradición y de la belleza de esa tradiciones plásticas del nacimiento de Jesús de Nazaret y cuyos datos se los había yo dado facilitando en el transcurso de la cena, mientras le instaba a que tomara algún alimento, a lo que él me respondía una y otra vez: Que antes de hablar en público jamás ingería alimento alguno para poder tener la mente despejada. Lo que como digo pude comprobar en su preciosa exaltación de la referida asociación belenista jerezana…
Con ambos hermanos Cuevas Velazquez-Gaztelu, especialmente con Jesús tuve la oportunidad de coincidir en muchos actos de la Real Academia de San Dionisio y en otras citas culturales, como las veladas poéticas navideñas o las tardes poéticas de Grazalema y bien puedo decir que cada encuentro suponía para mí una esplendida oportunidad de poder escuchar piezas oratorias admirables, inolvidables algunas de ellas y sobre todo el placer de reencontrarme con un amigo cultísimo, ameno, cordial y lleno de contagiosa alegría cuyo trato me enriquecía vitalmente.
Pero no sólo debo referirme a las cualidades personales de José y Jesús de la Cuevas: Dos cuerpos y un solo corazón como alguien los calificaba, o entendimiento bicéfalo y un solo corazón, como los definiera Federico García Sanchís o a mis vivencias con ellos, sino que el motivo de mi intervención de esta noche no es otro que el de resaltar la importantísima labor literaria que cada uno de ellos desarrolló a lo largo de sus vidas, además de las que conjuntamente supieron legar a la posteridad para deleite de cuantos se adentran en las páginas de sus numerosas publicaciones donde se resume un trabajo riguroso, importante, apasionado me atrevería a decir que enseguida captó el interés de cuantos amantes de la lectura que encontraron en los textos de estos madrileños nacidos en la capital del reino por pura casualidad…, hijos adoptivos por méritos propios de Arcos de la Frontera por esa forma de escribir, ese estilo que ha conformado el género que conocemos como narrativa andaluza.
Fuente: PIA
Anuncios