EL “BUENO”, EL FEO, EL MALO Y OTRO MONTON DE GENTE DE MAL VIVIR.

Posted on 29 enero 2013



ErDesvan.com/sociedad.

Firma Jenu

Esta mañana me dispuse a dar mi paseo matutino por “MI BARRIADA”, la Coronación hasta las viviendas que hay más abajo, las de Miguel Bernal, “De Obras y Construcciones”, y aprovechando mi tarifa “Infinita” de Yoigo, llame a mi amigo Carlos para decirle que iba a casa de su hermano Andrés para saludarlo.

A esta barriada la llaman ahora “AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA”, igual que la serie de Antena3,  sustituida por otra similar, la premonitoria, “LA QUE SE AVECINA”, que ponen los lunes por la noche, en esta ocasión, en Tele5.

Andrés tiene nuevos vecinos, unos “OKUPAS”, que mantienen en alerta a los viejos vecinos que si pagan su renta cada mes. Con las dificultades de los tiempos de crisis que padecemos unos más que otros, como siempre, por aquello de las desigualdades.

De repente veo que vienen hacia mi cinco tipos de aspecto TRES MIL”. Me llamo la atención porque ocupaban la ancha calle que lleva hasta las viviendas ocupada desde antes de las navidades pasadas. Salió en ANDALUCIA DIRECTO

Le decía a Carlos vía telefónica, que si alguna vez vio la película “EL BUENO, EL FEO Y EL MALO”, que si se acordaba cuando estos entraban a caballo en aquel pueblecito de western almeriense, me dijo que si, que como olvidar lo mejores del espagueti western , y esa música tan pegadiza de Ennio Morricone .

Lo que nunca sospeche era que esos tipos con aspecto de caza recompensas, de cuatreros, o de vaqueros echados al alcohol, iban directo, derechitos hacia mí a increparme de una manera acojonante, y eso que he trabajado con quinquis toda la vida en mi condición de segurata.

– ¿Tu no estarás llamando a la Policía por lo de los perros? –Me dijeron moviendo el cachete como el que pretende agredir-

– No, estoy hablando con un colega. Creo que te has confundido chaval. – le conteste a mi interlocutor por ponerle un calificativo y llamarlo de alguna manera-

– Como cojamos al chivato, lo matamos…

Les ofrecí el móvil para que lo comprobasen, aun a riesgo que se lo quedasen para siempre y perder así mi privilegiada tarifa con un Giga de internet. Seguí diciéndoles que iba a saludar a un amigo que vive desde antes que ello en esa misma calle, que si podía continuar mi camino.

Como nadie me dio un plazo para abandonar el pueblo, seguí mi camino, aunque de vuelta a casa con el cuerpo malo y por si…

La historia me recordaba a esas lujosas urbanizaciones de la Milla de Oro marbellí, las mismas que se citan en el libro LOS CONSPIRADORES DEL ESTRECHO: La Ruta del Hachís, de RAFAEL ROSSELLO CUERVAS-MONS. Me recordaba a Marbella por los tropecientos mil seguratas mal pagados que pueblan esas urbanizaciones de lujo, construidas durante el boom del ladrillo, en zonas inimaginables y de complicadísimo acceso para cualquier coche patrulla que se precie, y también por la morralla que habitan el ellas. Pensé en los controles de acceso a las mismas, cerradas a cal y a canto para que no entre nadie, ni a los que les temen, donde siempre incluyo a las Fuerzas y Cuerpos de la
Seguridad del Estado, ya que junto a los matones de turno, son los que más veces las visitan para hacer cada uno el trabajo que les corresponde.

¿Qué si visite a mi amigo Andrés? se preguntaran ustedes. No, me volví, y otra cosa, que dudo que tenga ganas de volver a visitarlo. Y ahora pienses ustedes lo que quieran. Entre otras cosas porque no soy Pérez Reverte, ni he estado, ni quiero conflictos, aparte, que esa no es mi guerra.

Dejar claro que en esa nueva barriada de Villamartín (Cádiz), en esas dos calles ocupadas hay familias que deberían estar bajo techo, que no pueden costeárselas dadas las circunstancias de crisis que padecemos gracias al despilfarro político y banqueros chantajistas. Personas de nuestra localidad que necesitan ayuda, un trabajo, un apoyo… Para mi sería un palo que algunas de las familias “Okupas”, las echasen de una patada, que sí, que saldrían como entraron, pero que hay que tener presente que son gente humilde y honrada y necesitada, y se verían otra vez en la “potísima calle”. No sería justo, aunque dudo que hagan selección dado el caso. También están padeciendo a esta chusma venida de otras localidades, que lo sé, que me lo dicen -encima eso, ni son de aquí- donde ahora seguro que viven su ausencia con verdadera paz.

Los vecinos como mi amigo, que ya estaban antes de todo esto, que pagan su renta mes a mes, quitándoselo de comer algunos meses, están pagando un alto precio en estos momentos por vivir ahí, y no lo digo precisamente por el alquiler.

Pero los otros, los clanes barriobajeros, esos tipos que van acojonando todo lo que se menea, es un foco de infección donde quiera que aterricen, ¿que habría que enviarlos de inmediato a “guetos” acordes a su modo de vida? No lo digo yo, son ellos mismos los que hacen de cualquier sitio que pisan un gueto, son ellos los que discriminan. Y si alguna alma caritativa con expectativas electoralistas, del color que sea no lo ve así, que se los lleven a sus casas, a ver qué tal les va. Yo me he sentido acosado, amenazado y discriminado en mi propio barrio esta mañana por estos “pistoleros de Saloon”.

Se puede ser pobre, y a la vez honrado, es totalmente compatible, lo demás es basura, gente de mal vivir no solo en los papeles y las vidas laborales, ya que la realidad es que gastan más en porros, litronas, Winston, telefonía 3G y gasolina, que cualquier fijo en empresa. Vamos, que podrían pagarse un alquiler con lo que “tiran” perfectamente.

Ya han ocupado un número considerable de viviendas, amenazando y acojonando a gente que están en la calle, en peor situación; con niños pequeños y con la angustia de la crisis, el paro y la miseria, gente que realmente no tiene ni donde caerse muerto de manera literal, y que nada tienen que ver con estos “tipos”, vividores del cuento y peores que Judas, que no tienen corazón de tirarlos a la calle con un palizón dado, siempre con la razón por delante de meter a los de su clan primero. Son como las termitas, como la polilla, como cualquier plaga malvada.

Ya han pegado una de sus mujeres hace unos días a una señora de mi barriada porque no les gusto como la miraba, son así. Tengo en mente algunas barriadas donde encajarían, pero todas están en Sevilla, lo siento.

Si nadie no lo remedia, si siguen tomando cada vez más terreno, esta gente impedirá que cualquier ciudadano que se precie pueda o se atreva a salir a la calle a dar un paseo, cosa que desgraciadamente he podido comprobar en mi propia persona, teniendo como testigo vía telefónica a mi amigo Carlos que de inmediato se vino para verme y comprobar que no me faltaba ningún miembro de mi cuerpo y que no me habían metido el móvil por el culo cual vil soplón de los municipales o los picoletos.

Como esta el mundo, como esta mi barrio…

Esto se esta convirtiendo en “EL OESTE” !!

Anuncios
Posted in: SOCIEDAD