Clavis vaticanus. Por Tomàs Prieto Martìn

Posted on 28 febrero 2013



Tomàs Prieto Martìn. Foto: Editorial Seleer

ErDesvan.com/Artìculos.

Tribuna abierta

Por Tomás Prieto.

Aún estamos estremecidos por la noticia de la renuncia de Su Santidad el Papa Benedicto XVI. A partir de ahora, dará comienzo toda una batalla espiritual y de poder, hasta que podamos conocer quién será el sucesor de la Cátedra de San Pedro, tras las objeciones expuestas en sudiscurso de retirada por Joseph Aloisius Ratzinger. El próximo día veintiocho, día de Andalucía, a las veinte horas, se ratificará su renuncia. A partir de ahí, quince o veinte días para la celebración del Cónclave. ¿Existe premeditación en hacer coincidir la elección de un nuevoPontífice en Semana Santa? De no ser así, largo es el año para haber elegido una fecha anterior o posterior a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo para presentar una renuncia. Desde el preciso momento de ser comunicada su renuncia, pronto saltaron las quinielas en torno a los papables o no papables. Condiciones dentro del seno de la Iglesia, vinculaciones, edades, razas, lugares de procedencia…todo un sin fin de condicionantes con los que realizar, a modo particular, la criba necesaria con la que acertar en la elección del heredero del anillo del pescador. Muchas personas se convertirán de la noche a mañana, durante estos días, en verdaderos entendidos y alumnos aventajados en asuntos eclesiásticos y ceremoniales vinculados a las elecciones vaticanas. Éstos permanecerán pegados a la red y a los medios de comunicación, arrastrados por el misterio y el morbo que levanta, entre católicos y no católicos, todo lo concerniente al Vaticano. Ciento diecisiete purpurados se reunirán en Cónclave (Cum clavis – bajo llave) esperando la intervención del Espíritu Santo en la Capilla Sixtina para ser iluminados ante su elección. Desde ese momento, se mantendrán absolutamente desconectados y aislados del mundoexterior, impidiéndose que posibles interferencias puedan alejarlos de la concentración, la meditación y del rezo desus oraciones. Ninguno de ellos podrá realizar campaña personal para ser el elegido. Profecías, simbologías, simples declaraciones de unos y otros…se convertirán en la comidilla de tertulias y debates de toda índole en cualquier rincón del planeta, pero es hora de realizar, desde esta columna desde la que me dirijo a ustedes, mi particular “criba” hasta ver escapar la “Fumata Blanca” desde la Plaza de San Pedro. De manera simplificada, quiero transmitirles los descartes presumibles, según mi humilde punto de vista, respecto a esa lista de electores que acudirán al Cónclave. No será mi intención un posible vaticinio, como ocurriese en los hechos narrados en mi novela “La Mácula Púrpura”, en los que hace ya ocho años se anuncia la entrada de un Pontífice de tránsito que dejaría más tarde su puesto a un Príncipe de la Iglesia cercano a la Archidiócesis de Sevilla. Pero, si nos acogemos a ciertos parámetros de exclusión, siempre al amparo de la lógica y alejado del terreno espiritual, presumible en éstas cuestiones, podríamos efectuar un cerco en esa larga lista de prelados con posibilidades de gobernar los designios de la Iglesia. Existe un veinticinco por ciento de cardenales con nacionalidad italiana, ¿Qué pasa con ellos? Como siempre, parecen los máximos candidatos a ocupar la silla de Pedro, pero evalúen también que han sido tachados en muchos círculos de ser culpables, en la sombra, de la renuncia de Benedicto XVI. Esto, unido a las discrepancias surgidas entre sus dos máximos líderes, Bertone y Scola, los podría alejar de las decisiones tomadas por el resto de obispos allí congregados. Se barajan también los nombres de algunos norteamericanos, que bajo el sello estadounidense cargan con el estigma del poder de la primera potencia mundial. Si a éstos sumamos además, por no se sabe bien qué motivo, el choque cultural que supondría un Papa de color u otra raza, nos dejaría abierto el camino hacia un ramillete de papables bien europeos o bien de América del Sur. De entre los europeos…apartemos al Este, por la proximidad en el tiempo de ser elegido Juan Pablo II, y a los alemanes también por el mismo motivo. Por lógica, habría que apartar a los pertenecientes al brazo ultraconservador de la Iglesia, tras la llamada a la renovación por parte de Benedicto XVI. ¿Cuántos nos quedarían ahora? Quizás una docena o poco más. ¿Coincidencias de éstos con los que más suenan? Jorge M. Bergoglio, cardenal de Buenos Aires, y si me lo permiten…también queda dentro del grupo nuestro cardenal, Carlos Amigo Vallejo. ¿Que es demasiado mayor? Tampoco los asistentes desean a uno demasiado joven. ¿No ven que esto los dejaría a todos prácticamente sin opciones en un futuro?

Artìculo publicado en andaluciainformacion.es el mièrcoles 27/02/2013

Publicidad Grupo ErDesvan

Cien De Cien de Tomás Prieto Martín (19 agosto 2011)

Cien de Cien. Tomàs Prieto Martìn

  • EUR 13,40 EUR 12,73Tapa blanda
  • Haz el pedido en las próximas 15 horas y recíbelo el lunes, marzo 4.
  • Envío GRATIS disponible (ver página del producto).

Anuncios
Posted in: ARTÍCULOS