La provincia rebosa

Posted on 5 abril 2013


viernlluvia--647x231

 ErDesvan.com/Càdiz
El Guadalete se desborda de nuevo y se producen los primeros desalojos
ANTONIO ROMERO sierra@lavozdigital.es | CÁDIZ.
Si persisten las lluvias los problemas de inundaciones se verán agravados porque los pantanos están llenos Guadalcacín desembalsa  ya unos 27 metros cúbicos por segundo y Arcos  sigue soltando unos 75

La frase llueve sobre mojado se ha quedado corta. Los campos de la provincia y los embalses no aguantan ni una gota más de agua y todas las precipitaciones que se vayan recibiendo acabarán inevitablemente en los ríos, ya que apenas hay margen de resguardo. En Jerez, el Guadalete alcanzó ayer los 5,62 metros de altura, volviendo los desbordamientos y las inundaciones, en pocas horas el río creció más de medio metros y esto provocó que el Ayuntamiento de Jerez pusiera en marcha el Plan de Emergencia Municipal en el nivel 1, «ante la importante subida del nivel del río Guadalete a su paso por el término municipal y por alerta amarilla por lluvias».

El crecimiento del río fue vertiginoso durante toda la jornada, pasando de 5,08 al principio del día a 5,65 metros al cierre de esta edición, algo que preocupa, y bastante, a los vecinos de las zonas rurales de Jerez. En esta ocasión los problemas no solo llegan de los embalses de Arcos y Bornos, que siguen soltando 75 metros cúbicos por segundo de Agua, sino de Guadalcacín que ha alcanzado ya el 98,46% de su capacidad, por lo que Medio Ambiente ha optado por iniciar unos desembalses, vía desagüe de fondo, de unos 18 metros cúbicos por segundo durante todo el día aunque al finalizar la jornada se subió a 27, pero de momento no han conseguido bajar el nivel de agua embalsada, por lo que los problemas si persisten las lluvias se podrían agravar. Estos son los primeros desembalses que se hacen en esta instalación desde que se construyera en 1993, ya que hasta el momento solo se había aliviado a través del canal del riego y la tubería que lleva agua hasta la Central de Ciclo Combinado.

La novedad de la situación actual con respecto a la que se vivió hace unas semanas es precisamente la situación del embalse más importante de Cádiz y uno de los más grandes de Andalucía, que cuenta con 800 hectómetros cúbicos de capacidad. Guadalcacín está repleto y ya no hace de recipiente para evitar que el que llega de la vertiente del Majaceite termina en el Guadalete, al unirse a él en la Junta de los Ríos (Arcos). El agua en este embalse está a escasos centímetros de llegar a su aliviadero natural, algo que jamás ha sucedido desde que se construyó.

Con todo, si las lluvias persisten los problemas en Jerez y otros puntos de la provincia se podrían ver agravados, llegando a ser mucho peor que los que se produjeron hace unas semanas. Ya que al agua que llega de la vertiente de Grazalema, Zahara, Bornos y Arcos, habría que unir ahora la que llegará de la zona de los embalses de Los Hurones y Guadalcacín. Los cinco embalses que hay en esta zona no pueden aguantar más agua y ya no podrían hacer de reguladores y defensas en caso de precipitaciones abundantes. Cabe recordar que en el momento más fuerte del último temporal importante, estos embalses recibieron hasta 900 metros cúbicos por segundo del agua que llegaba de la lluvia y las escorrentías, lanzando solo al Guadalete un máximo de 200 metros cúbicos por segundo. Ahora solo se lanzan 100 y los problemas comienzan a producirse.

Inundaciones y desalojos

El crecimiento del río en Jerez provocó las primeras inundaciones en barriadas como el Cejo del Inglés y las previsiones no son muy halagüeñas, ya que para la pasada madrugada se esperaban precipitaciones importantes en Grazalema, lluvia que terminaría en el Guadalete prácticamente al instante. Esta situación generó ayer los primeros desalojos preventivos en zonas rurales de Jerez, generó problemas importantes en Barbate y se mantiene la situación de alerta cercana al embalse de Guadalcacín. De hecho, el Ayuntamiento de Arcos ha alertado a los vecinos que viven cerca del cauce del río ante la posibilidad de que el agua llegue al aliviadero y provoque problemas importantes. Además, en el embalse hace días que se han tenido que abandonar algunas viviendas porque el agua ha llegado a lugares donde jamás había llegado.

Hay que tener en cuenta que aunque los embalses rozan el cien por cien de su capacidad, la guardia no se ha bajado en ningún momento ya que los desembalses se han mantenido en cada momento durante algo más de un mes, ya que si esto no se hubiera hecho a situación podría ser ahora catastrófica.

Publicidad Grupo ErDesvan

PUBLI DKV