¿Por qué nadie quiere el coche más barato del mundo?

Posted on 29 junio 2013


Tata. India

ErDesvan.com/INDIA / Tata Nano

La oferta parecía irresistible. Un coche pequeño y funcional, con un diseño moderno y un consumo reducido, todo por cerca de 1.700 euros. Lanzado hace cuatro años, el Nano se propuso la conquista del mercado con un lema publicitario difícil de batir: “El coche más barato del mundo”. ¿El problema? Nadie lo quiere.

El pasado mes de abril los concesionarios Tata de la India vendieron 948 unidades, una cifra anecdótica en un mercado que entre abril de 2012 y enero de 2013 puso 1,5 millones de coches en las carreteras. Nada indica que la tercera renovación del modelo, la ampliación de la garantía a cuatro años o la posibilidad de adquirirlo con tarjeta de crédito vayan a cambiar la tendencia. Las ventas han caído más de un 80% con respecto al año pasado.

El Nano empezó con mal pie después de que media docena de sus primeros usuarios denunciaron que el coche se había incendiado sin motivo aparente.

Dudas sobre la calidad del producto y la fuerte competencia de marcas que venden coches mejor equipados a un precio ligeramente superior también han contribuido al fracaso. Pero los expertos creen que su punto más débil hay que buscarlo en el concepto original. Después de todo, ¿quién quiere ser visto al volante del coche más barato del mundo?

Tata Nano

Tata Nano

El nuevo consumidor indio es cada vez más consciente de las marcas y su simbolismo, especialmente el joven al que iba dirigido el modelo de la todopoderosa corporación Tata. Las reformas económicas y el desarrollo de los últimos años han puesto el coche al frente de las aspiraciones de una emergente clase media. “Si te ven con un Nano, saben que no puedes comprar nada más”, dice Anandi, una estudiante de 20 años de la Universidad de Delhi. “Para eso mejor ir en moto”.

Las posibilidades de que la empresa de por finado el proyecto son mínimas a pesar de haber vendido solo 230.000 unidades en cuatro años. El modelo es el bebé de Ratan Tata, el presidente del Grupo Tata que ordenó su desarrollo después de ver a una familia india viajando a duras penas en una motocicleta. “¿No estarían dispuestos a pagar un poco más y viajar más cómodamente en un coche?”, se preguntó el magnate indio.

La empresa ha anunciado su determinación de seguir fabricando el Nano y el mes pasado presentó una nueva variante “para hacerlo más deseable”, en palabras de los directivos de la firma. Las críticas sobre el coche han mejorado y Tata se ha embarcado en una costosa campaña de imagen que busca convertir el pequeño utilitario en un nombre de culto. La estrategia parece estar funcionando, al menos en las redes sociales. La página de Facebook del Nano tiene casi cuatro millones de seguidores, 16 veces más que conductores en el mundo real.

Las esperanzas de la marca pasan ahora por añadir equipamiento, mejorar acabados y subir el precio. Aunque sigue habiendo una versión básica que cuesta apenas 142.000 rupias (cerca de 1800€), otras versiones pueden alcanzar las 245.000 (3.000€) con los extras. “Cualquiera que sea el estigma asociado a este modelo será corregido”, ha dicho Ratan Tata del modelo con el que todavía aspira a conquistar el mercado. El primer paso es despojarlo, discretamente, del título de coche más barato del mundo.

PUBLICIDAD

Fuente: Elmundo.es
Posted in: India