José Bretón, culpable

Posted on 13 julio 2013


_josbretdeclarad12670200_eed6bf27

Foto www.heraldo.es

ErDesvan.com/Tribunales/Caso Bretón

Los 19 puntos que sustentan el veredicto de culpabilidad

José Bretón, culpable

Efe | Córdoba

Culpable. Así han declarado los nueve miembros del jurado a José Bretón. Culpable por unanimidad de asesinar a sus dos hijos, Ruth y José, de 6 y 2 años, por venganza hacia su exmujer Ruth Ortiz cuando le comunicó su intención de separase.

Culpable de ejecutar su macabro plan en la finca de Las Quemadillas un día que quiso quedarse a sus hijos, a pesar de que Ruth Ortiz le propuso cambiar las fechas para que pudiese ir a la boda de un amigo.

Culpable de comprar unas pastillas tranquilizantes que su médico le había recetado y con las que pudiera adormecer e incluso matar a sus hijos con toda facilidad.

Culpable de hacer acopio de abundante leña y más de 270 litros de combustible con los que poder prender la hoguera en la que finalmente quemó los cuerpos de su hijos.

Culpable de hacer un experimento con sus sobrinos dos días antes de suceso para comprobar cómo reaccionaban dos niños pequeños si los dejaba solos en un parque.

Culpable de hacer creer a su familia que el 8 de octubre comería con unos amigos y que por la tarde irían todos juntos con los niños a la Ciudad de los Niños.

Culpable de no dejar que los abuelos paternos de los niños se despidieran de ellos ese día y de suministrar a los pequeños un número indeterminado de pastillas tranquilizantes para facilitar su adormecimiento o su muerte.

Culpable de seguir con su propósito criminal cuando Ruth Ortiz no le cogió el teléfono cuando Bretón y sus hijos ya se encontraban en la finca de Las Quemadillas.

Culpable de preparar una pira funeraria, colocar los cuerpos de sus hijos allí, junto a una mesa metálica, y prender una gran hoguera que avivó rápidamente con cerca de 250 kilogramos de leña y 80 litros de combustible, logrando un efecto similar a un horno crematorio.

Culpable de permanecer junto a la hoguera durante horas viendo como se quemaban los cuerpos de sus hijos y añadir el combustible con frecuencia para asegurarse de la total calcinación de sus pequeños.

Culpable de acabar con la vida de Ruth y José haciendo valer su condición de padre, de su mayor fortaleza física y de la confianza de sus hijos en él.

Culpable de hacer creer a su familia que horas después ya estaba en el parque Cruz Conde Córdoba con los niños esperando a que llegaran para disfrutar de una tarde de juegos.

Culpable de denunciar la desaparición de sus hijos aun sabiendo que no existía tal desaparición ya que había dado muerte a los niños previamente.

Culpable, en definitiva, de provocar intencionadamente la muerte de sus hijos el 8 de octubre de 2011 en Córdoba, asesinándolos, quemando sus cuerpos en una hoguera y simulando, posteriormente, que los había perdido o los habían secuestrado.

Hasta 19 puntos, de los 21 que componían el objeto del veredicto, han considerado probados por unanimidad las siete mujeres y los dos hombres que durante quince jornadas han juzgado a José Bretón.

Un culpable de asesinar a sus hijos que ha seguido la lectura del veredicto impasible, sin pestañear, como si la vista no fuera con él, pero, eso sí, sin esbozar la desafiante sonrisa que ha mostrado en días anteriores pensando que podía quedar absuelto de tan macabro delito.

Una vez disuelto el jurado, ahora el protagonismo para el magistrado presidente del tribunal, Pedro Vela, que tendrá que redactar la sentencia conforme a lo dispuesto en el veredicto.

La fiscal y la acusación particular han exigido en la sala la pena de 40 años por el doble asesinato de los niños, mientras que la defensa de Bretón ya anunciado que agotará todos los recursos posibles.

Hasta entonces seguirá por siempre el dolor de una madre, Ruth Ortiz, que ha mostrado su entereza al estar presente en la sala durante la lectura del veredicto, pero que ha abandonado la Audiencia de Córdoba desolada ante la confirmación de que ha convivido durante años con el asesino de sus hijos.

Tan solo le queda una última petición antes de que el caso quede en un horrible recuerdo. Que le devuelvan los restos de sus niños para que les pueda dar sepultura.

Posted in: Tribunales